Cal y arena en días de tormenta para las Pymes

Un análisis de la realidad de las Pymes en el actual contexto por parte del  equipo económico y financiero de Gestión Aplicada.

 

Cal

En el día de hoy, a través del boletín oficial (Resolución 154/18 de la SePYME) se informaron los nuevos montos de ventas y cantidad de empleados para inscribirse en el Registro Pymes del Ministerio de Producción de la Nación; y de esta manera acceder a los beneficios que ofrece el Estado Nacional.

 

Esta es una muy buena noticia para las Pymes, que luego de sufrir una inflación anual de 40% en el 2016, 24,8% en el 2017 y 9% en el primer cuatrimestre de este año, corrían riesgo de quedar fuera de los regímenes de promoción.

 

De esta manera, los montos se incrementan un 26% en promedio desde su última actualización en agosto 2017. Las categorías quedaron de la siguiente manera:

Fuente resolución 154/2018 SECRETARÍA DE EMPRENDEDORES Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA.

A su vez, se establece un nuevo requisito relativo a la cantidad máxima de empleados, según el siguiente detalle:

Fuente resolución 154/2018 SECRETARÍA DE EMPRENDEDORES Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA.

Según datos del Ministerio de Producción, existen 854 mil PyMes en el país, de las cuales el 39% están inscriptas en el Registro, esto es: 328 mil empresas. Los datos muestran un gran interés de las PyMes en estar inscriptas, ya que esto les permite, entre otras cosa,  liquidar automáticamente IVA a 90 días. 

 

En el dia de hoy, con la aprobación de la nueva ley de Mercado de Capitales se generó un nuevo instrumento financiero para las Pymes: la factura de crédito electrónica para micropymes, de aceptación obligatoria a los 30 días de emitida, que se utilizará como si fuera un cheque que podrá negociarse en los mercados autorizados por la Comisión Nacional de Valores.

 

La ley, además, simplifica la emisión de obligaciones negociables, elimina la figura del síndico de emisión, lo que reduce las comisiones y gastos de emisión de títulos de deuda. 

 

Arena

La corrida cambiaria que se inició en el último mes profundizó la devaluación del peso en un 14%  y generó nuevas complicaciones para las PyMes.  La indefinición del BCRA acerca de los instrumentos de política a utilizar para frenar la fuga de divisas generó mayor incertidumbre en el mercado: primero, subió la tasa a 30%; luego, vendió reservas en cuentagotas y volvió a subir la tasas al 38% para, al día siguiente, llevarla al 40% y vender más reservas (7200 millones de dólares en total). Aun así, no pudo evitar la suba del dólar a 23 pesos, situación que solo se calmó parcialmente, con un pedido de asistencia al FMI.

 

En el medio, la tasa de LEBAC al 40% implica descuentos para cheques de hasta el 80%. Esta situación es definitivamente insostenible para las Pymes a las cuales los supermercadistas les pagan con cheques a 180 días. Estas tasas implican ir con un cheque de 100.000 pesos a la ventanilla del banco y retirar 71.000 pesos. La primera consecuencia, el Banco Nación dejó de descontar cheques y las PyMes no saben cómo van a pagar la quincena.

 

Además, como si fuera poco, la volatilidad del tipo de cambio hace imposible comprar insumos importados; y los proveedores no saben a qué precio vender y retienen la mercadería o, aún peor, venden con factura abierta y tipo de cambio a definir.

 

Por si fuera poco, la aceleración inflacionaria (estiman una suba de precios por encima del 24% para el año) vuelve a golpear al consumo, cada vez con menos mercado y sin acceso al financiamiento.

 

Sin mercado interno, sin precios definidos, sin financiamiento: las pymes argentinas enfrentan una dura tormenta en este 2018.